La ciencia, una verdadera carrera de obstáculos para las mujeres

Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia

Madrid / 11 de febrero de 2020

La mujer y la ciencia siempre han encontrado baches para caminar de la mano. A pesar de que la participación femenina en la educación universitaria ha aumentado de forma sostenida en los últimos años, en el campo de las carreras de base científico-técnica, o STEM, su presencia supone tan solo un 28%. En cambio, en otros sectores como la educación primaria su participación es mucho más alta: 66% en 2018*.
Departamento de Comunicación
Esta cifra es tan decepcionante como desalentadora porque se traduce en una falta de roles femeninos en el sector que provoca que tan solo el 7% de las niñas se vean como científicas en el futuro, según la "radiografía" que recientemente ha desarrollado la escuela de negocios IMF Business School. La escasa visibilidad, las todavía existentes barreras socioeconómicas y culturales, y el refuerzo de los estereotipos durante la adolescencia, son los principales obstáculos que la ciencia se encuentra para abrir sus puertas a este sector de la población.
¿Cuántas mujeres científicas podrías enumerar?
En 1901 se celebró la primera ceremonia de los Premios Nobel y, desde entonces, tan solo 17 mujeres han sido premiadas en las categorías de física, química o medicina. Por el contrario, un total de 572 hombres han resultado galardonados hasta 2018. Los datos del 2019 no fueron mejores, ya que los 9 galardonados en las categorías mencionadas fueron hombres. Equiparar la balanza ya no es un objetivo aislado, sino que se ha incluido en los Objetivos del Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de la Naciones Unidas.

Las cifras no mejoran en el sector de las energías renovables. Según el estudio de enero de 2020 de la Agencia Internacional de las Energías Renovables (IRENA) Wind Energy: A Gender Perspective, la presencia femenina en este sector es del 32%. Si acotamos el rango teniendo en cuenta los puestos de trabajo que requieren conocimientos científico-técnicos, las mujeres suponen el 28%. Concretamente, en el sector eólico la cifra cae al 21%, mientras que en las carreras STEM las mujeres representan un mero 14%.

 

¿Son conscientes los trabajadores de las barreras anteriormente mencionadas? 

De acuerdo con el estudio de IRENA, la mitad (53%) de los participantes reconoció la existencia de obstáculos, si bien la cifra difiere considerablemente entre hombres y mujeres. En concreto, el 65% de las mujeres dijo encontrar evidentes las barreras, frente al 34% de los hombres, por lo que aún hay mucho trabajo que hacer en la concienciación de este problema social.


En el sector científico las mujeres solo representan el 28%

La diversidad laboral no solo es necesaria, sino beneficiosa para las propias empresas, ya que, por un lado, las prioridades y perspectivas difieren entre hombres y mujeres, por lo que es posible aportar una visión más amplia y rica para la sociedad en su conjunto. Pero también es una estrategia para retener y atraer talento. Por ello, muchas instituciones y empresas están apostando por crear o participar en programas de mentoring, en los que se enseña tanto a trabajadoras como a niñas los beneficios de las carreras STEM y se busca desmontar los estereotipos que las rodean.

Uno de ellos es el Wind Global Leadership Program, puesto en marcha en 2019. El objetivo es proporcionar a las participantes (trabajadoras del sector eólico con puestos que requieren conocimientos STEM) una educación integral con los últimos avances tecnológicos y las mejores prácticas de la industria eólica. Además, las exalumnas construyen una red de mentoras para futuras generaciones. Las aplicaciones para la edición de 2020 están abiertas hasta el 16 de febrero. Otros ejemplos locales son la Windfang FrauenEnergieGemeinschaft en Alemania, Qvinnovindar en Suecia o Inspira Steam en España.

Una mentora enseña a una niña gracias al proyecto Inspira STEAM

 

Red de mentoring en España

Inspira STEAM es un proyecto puesto en marcha en España que se centra en fomentar el estudio de carreras científico-técnicas en niñas de alrededor de 11 años mediante acciones de sensibilización y orientación, impartidas por mujeres profesionales del mundo de la tecnología y la ciencia. Fue promovido por la Universidad de Deusto debido a que, aunque su presencia en el sistema universitario español es del 54%, en titulaciones técnicas cae a un 26%.


Las mentoras abordan temas como los estereotipos, mujeres y ciencias a lo largo de la historia, motivación de las alumnas, afianzamiento de su autoestima, y un recorrido por las carreras STEM: en qué consisten y qué se puede aportar a la sociedad con su estudio. El proyecto nació en 2016 con 17 mentoras, y la edición de este año (2019/2020) ya cuenta con 587. 

Beatriz Gutiérrez, ingeniera de Siemens Gamesa, es una de las participantes en el programa, y afirma que para ella lo principal es dejar claro que no hay diferencias entre niños y niñas y que “sean conscientes de que no por ser chica no deben estudiar ciencias o no puedan seguir la carrera que quieren, es importante que haya mujeres en la ciencia”.

*Educación de nivel primario, maestras (% de mujeres) | Data. (2020). Datos recuperados el 2 de febrero de 2020 del Banco Mundial. Accede a toda la información



Compartir

Más información en nuestra política de privacidad.