Fábrica de palas de Aalborg

El viaje de nuestra B75

Un solo producto – Un salto gigante para las futuras generaciones de palas de Siemens Gamesa

A comienzos del verano de 2019, la planta de fabricación de palas en Aalborg, Dinamarca, lanzó su última pala del modelo B75. Esta pala, también conocida con el número 750182800 fue la última de una serie de 2.285 ejemplares. Sin embargo, su salida por las puertas de la fábrica es el comienzo de su viaje más emocionante: El inicio de la próxima generación de palas de Siemens Gamesa.
Asuntos Corporativos
Para la fábrica de palas de Aalborg, en Dinamarca, emitir la última pala del modelo B75 les hace sentir como cuando un niño crece y deja su hogar. “Nos produce un extraño sentimiento, estamos tristes, pero orgullosos al mismo tiempo”, comenta Finn Brandborg Soerensen, director de Producción de Palas Offshore en la Fábrica de Aalborg. Y no es de extrañar, ya que desde la primera pala B75 que fue creada en 2012, la fábrica ha producido 2.285 ejemplares, incluyendo las elaboradas para pruebas y las usadas para el prototipo de aerogenerador instalado en el centro de pruebas de Oesterild, en Dinamarca.

El número total de palas B75 fabricadas en todo el mundo es de 3.366. Para ponerlo en perspectiva, si todas esas palas estuvieran en una hilera, ¡Ocuparían 252 kilómetros de longitud! Pero, si esto no te ha impresionado lo suficiente, las palas B75 producidas por Siemens Gamesa pueden cubrir la superficie de 256 campos de fútbol, pesar tanto como 12.466 elefantes, y, lo más importante, contribuyen a reducir las emisiones de CO2 equivalentes a 70 millones de consumidores de energía.
Nuestro camino de B75
Nuestro camino del B75
Ajustar los más altos estándares de fabricación
Una capacidad de entrega puntual y responsable de sus productos es vital para cualquier empresa a todos los niveles, pero, además, la capacidad de producción establecida en la fábrica de Aalborg también fue algo excepcional, ya que consiguió fijar los más altos estándares de fabricación para el resto de fábricas de palas de Siemens Gamesa en todo el mundo. “Hablamos del final de la producción de este modelo de palas con orgullo porque ha servido como un ejemplo de trabajo en equipo desde las primeras etapas de desarrollo del producto”, añade Peter Birkegaard, jefe de la Planta de Aalborg.

“Cerrar este capítulo de nuestro increíble viaje ha dejado hueco para la innovación y para poner a la altura nuestros valores como compañía”, completa Peter Birkegaard.
“El mayor logro es que nuestra plataforma nos permite crecer, transformarnos y digitalizarnos aún más”, afirma, antes de mencionar que, gracias a la experiencia en el proyecto de palas B75, Siemens Gamesa es capaz de estar a la altura de los objetivos estratégicos de las próximas generaciones de palas del rotor. “En este momento en Aalborg podemos fabricar nuevos productos muy por encima de la curva de aprendizaje, por lo que podemos ampliar nuestra presencia global en otras plantas de fabricación de palas, como las de Siemens Gamesa en Hull, Inglaterra y Lingang, en China, como hemos hecho con la pala B75”, explica.
¡Lo que realmente me sorprende es el gran salto que hemos dado juntos como empresa en sólo cuatro años! Desde resolver los retos de producción en Aalborg en 2015 hasta tener más de 3.300 palas B75 de primera clase fabricadas globalmente entre Aalborg, Hull y Lingang hasta 2019 - ¡Imagínese lo que podemos conseguir con nuestras palas en el futuro!
Ralph Sperazza
Ralph Sperazza

Plan Manager Hull

Desarrollo de la experiencia global
Cuando se trata de importantes lecciones aprendidas, el proyecto B75 desempeñó un papel muy importante en todas las instalaciones de fábricas de palas de Siemens Gamesa. Por ejemplo, para nuestra planta de Lingang significaba centrarse en las tres áreas clave de nuestra empresa: seguridad, calidad y coste. “No podemos olvidar que desde la inauguración de la planta de Lingang hace diez años, hemos acumulado la experiencia suficiente para la fabricación en una escala mundial, que además respalda el crecimiento de nuestro negocio en el Asia-Pacífico. Además, hemos contribuido con éxito al desarrollo de nuestros proveedores locales, lo cual es muy importante para nosotros como compañía global”, comenta Gianggi Song, Director General de la planta de Siemens Gamesa en Lingang.
“El mayor logro es que nuestra plataforma nos permite crecer, transformarnos y digitalizarnos aún más”, afirma, antes de mencionar que, gracias a la experiencia en el proyecto de palas B75, Siemens Gamesa es capaz de estar a la altura de los objetivos estratégicos de las próximas generaciones de palas del rotor. “En este momento en Aalborg podemos fabricar nuevos productos muy por encima de la curva de aprendizaje, por lo que podemos ampliar nuestra presencia global en otras plantas de fabricación de palas, como las de Siemens Gamesa en Hull, Inglaterra y Lingang, en China, como hemos hecho con la pala B75”, explica.
En lo referente a la planta de Siemens Gamesa en Hull, desde septiembre de 2015, todos los empleados formados para trabajar en la planta han contribuido en la elaboración del producto B75. Localmente, esta fábrica de palas ha sido un catalizador para la mayor parte de la región de Hull, la pala fue la pieza central de las celebraciones de la Ciudad de la Cultura del Reino Unido en 2017. “Para nosotros como equipo, la producción del modelo B75 también ha sido una forma brillante de enseñar a todos nuestros equipos cómo incluir mejoras sostenibles en el proceso de fabricación de palas”, comenta Ralph Sperrazza, director de la planta de Hull.
Palas B75
Palas B75
“Pero lo que realmente me sorprende es el gran salto que hemos dado juntos a nivel de empresa en tan solo cuatro años, desde seguir resolviendo los retos de producción en Aalborg en 2015 hasta tener más de 3.300 palas B75 fabricadas en todo el mundo entre las regiones de Aalborg, Hull and Lingang en 2019. ¡Imaginad lo que podemos llegar a conseguir con las próximas generaciones de palas en el futuro!
Más información sobre otros temas de interés

Compartir

Más información en nuestra política de privacidad.