El área de Servicios mantiene la seguridad a raya durante la crisis sanitaria mundial

Una respuesta coordinada es la forma más eficaz de hacer frente a una pandemia que no conoce fronteras

Ciudad de México / 6 de agosto de 2020

Como proveedor global de infraestructuras críticas, Siemens Gamesa no puede permitirse el lujo de pulsar el botón de pausa en sus operaciones de servicio, ya que los países de todo el mundo reaccionan a la propagación del nuevo coronavirus con rapidez. Desde el cuidado de los parques eólicos onshore y offshore, hasta el cuidado de sus técnicos, capacitados y preparados para lo que venga, la compañía tiene la profunda responsabilidad de asegurar que la energía siga fluyendo en tiempos de crisis. Hasta ahora, Siemens Gamesa ha superado de forma admirable este gran desafío. 

Contacte con Siemens Gamesa

¿Necesitas más información o tienes alguna pregunta concreta sobre nuestras actividades de prensa y comunicación? Ponte en contacto con nosotros. Será un placer atenderte.

press@siemensgamesa.com +34 91 503 17 00

Derribando muros

“En definitiva, actuamos como una sola empresa, a pesar de nuestras designaciones internas”, afirma Filip Rasmussen, jefe de Gestión de Calidad y Salud, Seguridad y Medio Ambiente (QM&HSE) para el negocio de Servicios. “Desde la llegada de la Covid-19, nos hemos esforzado por compartir toda la información posible de nuestra organización con nuestros compañeros de todo el mundo, acerca de la mejor forma de mitigar el impacto operativo de este virus tan destructivo. Pero, no nos limitamos solo a transmitir información, también compartimos acciones entre nosotros. Lo que sea necesario”.

La protección de la plantilla de Servicios es la prioridad número uno para Siemens Gamesa y siempre lo será, nuestros trabajadores saben la importancia de su trabajo y que su contribución individual es importante. Es nuestro trabajo asegurarnos de que están protegidos mientras realizan sus labores. Los nuevos y estrictos protocolos de seguridad de Corporate QM&HSE se han implantado rápidamente en toda la empresa y la abundante disponibilidad de equipos de protección personal (EPI) para los técnicos de campo reconoce la naturaleza altamente contagiosa y peligrosa del coronavirus y, demuestra el gran compromiso de la compañía para mantener a su personal seguro. 

“Me complace informar que nuestros nuevos protocolos de seguridad han sido bien recibidos y que nuestros técnicos los están cumpliendo”, comparte Filip. “Los trabajadores que han estado en primera línea durante la pandemia aprecian nuestro gran esfuerzo y se comprometen a seguirlos, lo que en muchas áreas también conlleva sacrificios personales, al estar lejos de la familia en rotaciones más largas, como ocurre por ejemplo en nuestros parques eólicos offshore en los buques de servicio de operaciones. Esto también se ha aplicado para las tripulaciones más pequeñas. Los test previos al embarque, los controles de temperatura corporal, y el traslado inmediato fuera de la embarcación para cualquier compañero que presentase algún signo de enfermedad es ahora parte de las rutinas diarias. Nuestros empleados saben que estamos haciendo todo lo posible por protegerlos”, cuenta

Reducción de la formación 

Nuestros centros de formación en todo el mundo, que son la columna vertebral para garantizar las operaciones en curso y proporcionar la formación técnica y de seguridad crítica a nuestros técnicos, también han tenido que adaptarse. La formación técnica y de seguridad a menudo requiere un estrecho contacto personal - piense en la formación en primeros auxilios y de supervivencia en alta mar.

En un esfuerzo conjunto entre los instructores de formación y los profesionales de HSE, los entrenamientos han sido revisados para introducir prácticas de distanciamiento social y otras medidas aplicables para garantizar la seguridad continua de todos los empleados, tanto aprendices como instructores.

La incorporación de nuevos proyectos de clientes a la cartera y la constante llegada de nuevos empleados a Siemens Gamesa son dos razones por las que, no obstante, la formación debe continuar durante la crisis, para garantizar la continuidad del negocio. Dicho esto, el número de cursos que se ofrecen en los centros de formación se ha reducido a un mínimo absoluto.

"Una vez que la sociedad comience a reactivarse, tendremos que procesar un atraso de capacitaciones `no críticas para el negocio´", admite Filip. "Pero, esta experiencia también está generando algunas lecciones interesantes para nosotros. Ahora estamos obligados a pensar de forma diferente y potencialmente esto también dará forma a la manera en que planifiquemos las capacitaciones en el futuro", dice.

La certificación es otra de las áreas afectadas por esta crisis. Para continuar trabajando, los técnicos de servicio necesitan asistir a entrenamientos periódicos de recertificación para mantener sus habilidades al día y su base de conocimientos actualizada. ¿Qué pasa con su capacidad de funcionar en el campo cuando los centros de formación se ralentizan y los cursos se retrasan? "Estamos evaluando cuidadosamente la mejor manera de asegurar las competencias y cualificaciones de nuestros técnicos. Cualquier extensión de los certificados se evalúa cuidadosamente con una evaluación de riesgos y se ponen en marcha medidas de control. Esto puede ser, por ejemplo, cursos electrónicos, clases en línea o entrenamientos in-situ", confía. 

 

Mantener el enfoque

A pesar de los decididos esfuerzos de adaptación, el mayor desafío viene desde dentro. Incluso ahora, "el mayor peligro no es el virus, sino una posible pérdida de atención en las prácticas de trabajo seguras", dice Filip. "Todavía tenemos que parar y coger los guantes protectores adecuados para usarlos de acuerdo con las instrucciones de trabajo, centrarnos constantemente en cómo prevenir los objetos caídos mientras se trabaja a grandes metros de altura, asegurarnos de que los procedimientos de aislamiento de energía aplicables estén en su lugar antes de comenzar el trabajo, etc. Nuestra tendencia natural es dar prioridad a lo que es el mayor riesgo en este momento, y mientras que la Covid-19 esté en la mente de la mayoría de la gente hoy en día, nuestros equipos de servicio siguen operando en un entorno de alto riesgo, y no pueden permitirse el lujo de olvidarlo, ni siquiera por un segundo", enfatiza.

El personal que apoya a la organización de servicio global también se enfrenta a su propio conjunto de desafíos. Si bien la mayoría puede trabajar desde su casa y lo hace durante la crisis actual, no debe subestimarse el estrés de las rutinas interrumpidas, ya que muchos de los que tienen hijos en casa, también tienen que estudiar o combinar el trabajo y las tareas del hogar al mismo tiempo que trabajan desde la mesa de la cocina o la sala de estar. "Introdujimos políticas de trabajo a distancia para los trabajadores de oficina hace algún tiempo, así que, en cierto modo, este es un camino probado. Siemens Gamesa optimiza continuamente la política de home office para asegurar un entorno de trabajo sostenible a largo plazo para todos, sin importar en qué lugar del mundo se encuentre cada uno" explica Filip. "Pero, con el gran cambio hacia un home office total es fácil sentirse aislado de tus compañeros, y el impacto en la salud mental no debe ser subestimado tampoco. Sin embargo, nuestros trabajadores son increíblemente resistentes y han sido pioneros en formas innovadoras de inspirarse unos a otros a través de nuestra red social interna, compartiendo vídeos divertidos sobre el aislamiento en casa, por ejemplo, y organizando descansos para el café virtual sólo para charlar y mantenerse en contacto con los compañeros de equipo", añade.

Así que quizás el aprendizaje más profundo para Siemens Gamesa durante esta crisis sanitaria es uno muy antiguo: el equilibrio y la conexión son necesidades fundamentales.


Compartir

Más información en nuestra política de privacidad.