“Volvería a elegir ciencias, contribuyo a la creación de un futuro mejor”

Entrevista a Samuel Dapía, becario en Siemens Gamesa

Madrid / 24 de enero de 2020

¿Qué quieren ser nuestros jóvenes en el futuro? En plena época de transición y cambios y, en un momento en el que se abre un abanico de posibilidades infinitas, donde la tecnología y el acceso a la información avanzan a pasos de gigante, es curioso ver cómo, a pesar de la demanda, vivimos una gran falta de vocaciones STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas) entre los más jóvenes, un sector que, sin duda, será la clave del futuro.
Departamento de Comunicación

Para combatir la falta de interés por estas materias, Siemens Gamesa pone su grano de arena en la lucha para potenciar el conocimiento de las materias STEM en las nuevas generaciones, con la creación de las “Cátedras”. A través de charlas, clases y becas, la compañía impulsa a los jóvenes a apostar por carreras científicas y tecnológicas, para lograr que las mentes más brillantes sean parte de la rama conocida como STEM, que, sin duda, apoya de lleno al negocio de la energía renovable.

Desde 2010, la Cátedra Siemens Gamesa o “Chair” en inglés, se ha centrado en potenciar la enseñanza impartida en los sistemas educativos, colaborando con diferentes universidades de todo el mundo. Se centra principalmente en impartir materias de aerodinámica, materiales compuestos, estructuras y otros campos de interés dentro del mundo científico. Su función es, contribuir a su permanente actualización conectándola lo más inmediatamente posible con la ciencia, tecnología y métodos de gestión más avanzados; así como la implantación de líneas de investigación, desarrollo e innovación (I+D+i).


Samuel Dapía, becario en el Departamento de Tecnología Corporativa de Siemens Gamesa

Para reconocer el mérito de estos estudiantes, Siemens Gamesa premia a los mejores expedientes como el de Samuel Dapía González, un joven ingeniero aeroespacial de 24 años que ha elaborado el mejor trabajo final de Máster: “Influence of Blade modeling on wind turbine dynamics” en la Universidad Politécnica de Madrid. Originario de Ourense, pero afincado en Madrid desde hace seis años está realizando una beca en Siemens Gamesa desde el pasado mes de junio. Su proyecto, consiste en una herramienta de trabajo sobre la simulación dinámica de aerogeneradores, que ayuda a conocer mejor las inestabilidades que se pueden producir en estas turbinas.

Sonriente y algo tímido con las cámaras, nos cuenta su experiencia.


P: Cuando estabas en el Instituto, ¿tenías claro que querías estudiar una Ingeniería o contemplabas otras opciones?

R: Desde pequeño y ya en el Instituto siempre me gustaron las asignaturas como matemáticas y física, desde entonces tenía bastante claro que quería hacer una ingeniería, aunque no tenía decidido cuál de todas. Al final me decanté por la aeronáutica, porque tiene más opciones y salidas profesionales, como, por ejemplo, la energía eólica, que me brinda Siemens Gamesa.

P: ¿Cuál crees que es la enseñanza no técnica más valiosa que has adquirido durante tu carrera?

R: Todo tiene que ver con el trabajo en equipo. En los seis años de carrera hemos hecho muchos trabajos y presentaciones en equipo, y eso nos ha ayudado bastante porque ahora cuando nos incorporamos a un nuevo trabajo o empresa, ya sabemos colaborar en diferentes proyectos con un grupo de personas. Saber trabajar en equipo, en estos casos, es algo fundamental.

P: ¿Crees que la formación que has recibido te prepara para afrontar retos tales como el cambio climático o la sostenibilidad?

R: Considero que sí. Ya durante el Grado hay ciertas asignaturas destinadas a esta temática y campos que hacen especial énfasis en la sostenibilidad y las energías renovables. Por ejemplo, en la asignatura de transporte aéreo dimos mucha importancia al ahorro de combustible entre los viajes de aviones, o también pusimos especial énfasis en el uso de biocombustibles, para así lograr algún día la reducción total de emisiones de dióxido de carbono.

P: Y, hablando de luchar contra el cambio climático… ¿crees que los jóvenes están verdaderamente concienciados para cuidar del medioambiente? ¿Cómo podríamos educarles para que cada vez sean más los que se unan a esta lucha?

R: Creo que los jóvenes cada vez están más concienciados ante la urgencia del cambio climático. Finalmente yo creo que todo se basa en la educación y que, con más inversión en ésta, o aportando mayor visibilidad a los estudios científicos se lograría una mayor colaboración por parte de la población para erradicar este problema. Iniciativas como la COP25, de la que acabamos de salir, resulta una forma de que todo esto tenga más visibilidad y que llegue a más y más gente. Creo que poco a poco con este tipo de cumbres cada vez serán más los que se conciencien y se unan a la lucha contra el cambio climático.

P: Las estadísticas determinan que las carreras científicas siempre son las menos elegidas por los jóvenes, de hecho, el último Informe PISA concluyó que España estaba a la cola en destrezas científicas… ¿qué más crees que se podría hacer para fomentar que las nuevas generaciones se interesen por carreras científicas?

R: Es preocupante que cada vez haya menos jóvenes que escojan carreras científicas. Lo primero que yo les diría a los estudiantes de hoy en día es que estudien lo que más les guste. Pero si acaban por decantarse por ciencias, les diría que tienen la oportunidad de resolver grandes desafíos técnicos en una gran cantidad de áreas y, hoy en día, con el fenómeno de la lucha contra el cambio climático, las energías renovables juegan un papel muy importante. De hecho, se ha convertido en un sector donde los jóvenes se pueden desarrollar y, con su talento y creatividad, ayudar a una transición energética más sostenible.

P: El proyecto por el que Siemens Gamesa te premia está totalmente relacionado con las energías renovables, ¿nos podrías explicar en qué consiste? ¿Qué beneficios puede aportar al sector?

R: Mi trabajo de fin de Máster es uno más de una línea de ellos que desarrollan desde el departamento de renovables. Es un granito de arena más que ayuda a completar una herramienta de trabajo sobre la simulación dinámica de aerogeneradores y en concreto ayuda a conocer mejor las inestabilidades que se pueden producir en este tipo de sistemas. Como ejemplo práctico, estudia qué posición debería adoptar una pala cuando un aerogenerador está parado. De este modo, se reduciría el daño fatiga y se incrementaría la vida de las palas, lo que redundaría en beneficios económicos para las empresas del sector eólico.

P: ¿Por qué centrarte en la energía eólica como tema para tu proyecto fin de Máster?

R: Con el paso de los años, cada vez las asignaturas de diseño de aerogeneradores de mi carrera fueron teniendo más importancia e interés para mí y cuando llegué al final de mi etapa en la universidad y, gracias a mi relación con los profesores que imparten este tipo de materias hizo que me gustase más. Finalmente decidí que la eólica es un gran sector en el que centrarme. En todo este proceso, considero que es muy importante la presencia de los profesores y la motivación que dan a los alumnos, porque en mi caso fueron sus ánimos los que me llevaron a querer dedicarme de lleno a las renovables.

P: Si echaras la vista atrás, ¿volverías a apostar por la ciencia? ¿Por qué?

R: Sí, no me arrepiento de mi decisión. Al final me dedico a lo que me gusta, que es la tecnología y, a la vez en esta ocasión a la energía eólica, así que volvería a elegir la ciencia, ya que me hace sentir que estoy contribuyendo a la creación de un futuro mejor.

P: ¿En qué crees que te va a ayudar la oportunidad que te brinda Siemens Gamesa?

R: Actualmente estoy desarrollando una beca en el departamento de Corporate Technology en Siemens Gamesa. Este departamento se encarga de llevar trabajos innovadores sobre energía eólica y, en lo que estamos trabajando actualmente es en un nuevo sistema de generación de energía llamado AWES (Airborne Wind Energy Systems). Son sistemas que consisten en una aeronave no pilotada (tipo drone) que son capaces de sustentarse tan solo gracias al viento. Al realizar el vuelo generan tensión en el cable que las une a un tambor o generador en tierra que produce energía. Estos dispositivos son capaces de aprovechar la energía del viento a elevadas altitudes en comparación a los aerogeneradores tradicionales, por eso, actualmente estamos evaluando su viabilidad frente a ellos.

Mis funciones, en concreto, se centran en desarrollar un modelo físico más completo para estimar la producción energética de estos sistemas y colaborar en la construcción de un modelo de costes para estudiar su viabilidad frente a aerogeneradores tanto onshore como offshore, o como complemento a los mismos.

La oportunidad que me brinda Siemens Gamesa me está enseñando a aprender y a conocer mejor el mundo de la energía eólica y, además me da la oportunidad de empezar a trabajar en lo que me gusta: la tecnología. También estoy aprendiendo a trabajar cada vez más en equipo y a desarrollar cada proyecto de forma exitosa.



Compartir

Más información en nuestra política de privacidad.